Tramontina:

  • 1911

    Fundación

  • 7.000

    Empleados

  • 18.000

    Artículos

  • 120

    Países atendidos

Más que números, lo que define a Tramontina es el esfuerzo permanente para mejorar cada vez más la vida de la gente. Un esfuerzo que se traduce en más de 18 mil artículos con propósitos y especificaciones distintas, pero con creencias y valores de una marca única.

Tramontina es reconocida por su calidad en más de 120 países. Su marca se apoya en la innovación, en el diseño, en la tecnología y en el valor del capital humano para cumplir una misión que no se puede delegar: generar valor para el consumidor en las más diversas fronteras, culturas, épocas y ocasiones.

Los más de 7 mil funcionarios que actúan en las fábricas y demás unidades operacionales y comerciales son una de las fuerzas que mueven esa marca. Valorizarlos y cualificarlos es indispensable para el ideal de consolidar la propia Tramontina.

Las comunidades donde la empresa se inserta hacen parte de ese ideal. Desde los procesos fabriles hasta las estrategias de actuación, cada paso de Tramontina se da de acuerdo a los más rigurosos estándares de gestión ambiental y responsabilidad social. Un cuidado que se expresa en la conservación del patrimonio cultural y en la capacidad de proporcionar bienestar social.

Esa forma de actuar viene desde 1911, cuando Valentin Tramontina fundó una pequeña herrería en la ciudad de Carlos Barbosa, Rio Grande do Sul. Brasil. Hijo de inmigrantes italianos, Valentin construyó un emprendimiento sólido, forjado en la dedicación, en el valor del trabajo y en la obstinación de entregar productos confiables, con durabilidad y calidad reconocidas.

Más de cien años después, el legado de Valentin permanece vivo en los productos, en la marca, en los valores, en el clima de trabajo y, más que nada, en la conducta diaria de cada unidad de Tramontina. El resultado está en algo que va más allá de los números: el placer de hacer bien las cosas.